LOS BENEFICIOS DE LA FORMACIÓN ARTÍSTICA EN LA EDUCACIÓN INFANTIL Y PRIMARIA.

LOS BENEFICIOS DE LA FORMACIÓN ARTÍSTICA EN LA EDUCACIÓN INFANTIL Y PRIMARIA.

 

Asistimos en los últimos años a una paulatina desaparición de la formación artística y plástica del currículo de educación infantil y primaria, tanto en el número de horas, como en los temas y aspectos a desarrollar dentro de las asignaturas de plástica y conocimiento del medio, aspectos que de hecho ya se encontraban considerablemente mermados y deteriorados.

El escaso desarrollo y la falta de fomento del arte y la expresión plástica dentro del currículo educativo oficial parece justificarse, de cara al conjunto de la sociedad, en la necesidad de reforzar las demás áreas del aprendizaje y en una especie de necesidad de evitar pérdidas de tiempo y esfuerzo de los escolares en asignaturas aparentemente poco prácticas para el desarrollo profesional, laboral o técnico de la vida adulta.

Sin embargo en los países donde el horario y el desarrollo curricular en áreas artísticas son amplios y exigentes los resultados en el resto de las áreas son mucho mejores. De hecho, estos modelos educativos y numerosos estudios avalan los beneficios que el desarrollo de áreas artísticas produce en el desarrollo neurológico de los menores de doce años.

De este modo, todo indica que estamos recorriendo el camino opuesto hacia el objetivo de la mejora del rendimiento académico escolar, sin entrar a valorar el ámbito personal y emocional de los menores. Los resultados del informe Pisa subrayan un gran déficit de creatividad que sitúa a España en los últimos puestos entre los países desarrollados e incluso por detrás de países en vías de desarrollo. Aunque se sea crítico con este informe y con el organismo que lo promueve, otros organismos y las propias universidades han dado la voz de alarma frente a la deficiente capacidad creativa, así como la mala resolución de problemas y tareas complejas de los alumnos.

Frente a este desolador panorama, la practica artística constituye una base y un apoyo para el desarrollo de las estructuras mentales complejas de cara a las áreas científicas y matemáticas.

Los niños entre los 12 meses de edad y los 12 años se encuentran en un periodo sensible de aprendizaje plástico. Es en este periodo en el que el ser humano tiene el mayor potencial frente a diversas áreas artísticas entre las de se encuentra el desarrollo gráfico, tanto en el área mental como psicomotriz. El desarrollo de estas áreas que no se alcance en este periodo no podrá recuperarse más tarde.

Con un adecuado trabajo artístico en la infancia se pueden conseguir varias mejoras:

1 Estimulación de ambos hemisferios cerebrales, a diferencia del aprendizaje verbal o matemático en donde sólo trabaja principalmente un hemisferio.

2 Mejora de la concentración. Este es un aspecto práctico que sorprende cuando se trabaja con niños con déficit de atención, que mejoran notablemente su capacidad de concentración.

3 Vertebración del pensamiento y mejora de la función ejecutiva en sus tres vertientes: memoria de trabajo, planificación y resolución de problemas.

4 Mejora global de capacidades:

– Capacidad manipulativa.

– Capacidades espaciales.

– Capacidades sensoriales.

– Capacidades psicomotrices.

5 Desarrollo de la imaginación.

6 Favorecimiento de operaciones mentales como la reversibilidad

7 Mejora de la atención y la comprensión del espacio físico que los rodea.

Por otro lado, en el ámbito del desarrollo personal, las Artes Plásticas dado que son una tarea productiva que proporciona recompensa, consiguen que los niños se esfuercen obteniendo resultados materiales y tangibles, que pueden exponer y mostrar. Pueden sentir orgullo, aspecto que favorece la autoestima y motiva al trabajo y al esfuerzo.

Del mismo modo, se logra mejorar notablemente la capacidades expresivas y emocionales, favoreciendo la liberación de tensiones al servir de válvula de escape y libre expresión de las emociones en un ámbito positivo.

No hay espacio suficiente para desarrollar de un modo adecuado en este articulo todas las actividades artísticas que podrían incorporarse a una asignatura de plástica, ya que dependen en gran modo de numerosas variables como tipo del grupo, la edad, el medio, etcétera. No obstante, sin grandes dificultades se pueden incorporar una serie de actividades que resultan muy beneficiosas, redundando en las mejoras comentadas con anterioridad. Algunos ejemplos:

1. Autorretratos y trabajos con la propia imagen a partir de fotocopias en blanco y negro de fotografías de los propios niños, lo que favorece la percepción de uno mismo y de su entorno.

2. Instalaciones y esculturas con reciclado en formatos que excedan la mesa de trabajo, para aprender a construir con las manos y resolver problemas espaciales complejos.

3. Modelado con cualquier tipo de material. Los niños abandonan el trabajo con pastas y plastilinas al comenzar primaria, cuando se encuentran en un momento crucial del desarrollo del área manipulativa y de la psicomotricidad fina. Es el momento idóneo para desarrollar plenamente las habilidades con dedos que se exigirán en el campo técnico y profesional en su futuro. A este respecto he observado en mis clases niños de 9 o 10 años que no eran hábiles ni capaces para cortar con los dedos una cinta de papel, ya que no realizan tareas de psicomotricidad fina ni en el ámbito escolar ni en el familiar

4. Grandes formatos. Salir del DinA4 es menos complicado de lo que parece. El papel continuo es barato y se puede colocar en paredes con cinta de pintor y después recoger. Trabajar imágenes grandes plantea problemas y retos que los niños nunca han tenido que afrontar, y les motiva a esforzarse en grandes empresas sin temor.

5. Montaje de exposiciones de puertas abiertas para padres y visitantes de los trabajos realizados, realizadas por los propios niños.

6. Trabajos con obras maestras del arte, reproduciendo o inspirando obra propia.

7. Uso de técnicas artísticas variadas y herramientas diversas. Es muy recomendable no quedarse en los lápices de colores y rotuladores y las ajadas fichas escolares. El uso de otras técnicas potencia todas las áreas psicomotrices y ejecutivas de los niños.

foto 1

Un capítulo aparte: el arte y los niños con trastornos de desarrollo y aprendizaje

Quiero acabar este articulo con un breve comentario sobre los beneficios de este tipo de prácticas para niños con déficit de atención, hiperactividad, dislexia y otros trastornos del desarrollo y el aprendizaje.

Los niños hiperactivos y con déficit de atención se resisten a la quietud y al estatismo. Tienen dificultades para ejecutar tareas que exijan planificación y son especialmente sensibles a frustración. Las Artes Plásticas les brindan un espacio en el que siempre hay recompensa, ya que son una tarea productiva; como ya se ha comentado, el resultado es material y se puede exponer y mostrar a los demás. Pueden sentir orgullo, lo que potencia y mejora su autoestima.

En estos niños prima el aprendizaje visual frente al verbal. Son aprendices visuales. El trabajo artístico es un trabajo de la imagen en el que ellos se desenvuelven y se desarrollan mejor.

La labor artística tiene en estos niños un efecto similar a defragmentar un disco duro, relajando al niño. Compensa de este modo la presión del ámbito educativo escolar a la que estos niños son particularmente sensibles.

BIBLIOGRAFIA

DELVAL, L., 1983: Crecer y pensar. La construcción del pensamiento en la escuela. Barcelona

FREINET, C., 1970. Los métodos naturales. El aprendizaje del dibujo. Barcelona

GARDNER, H., 1980: Artful scribbles: the significance of children’s drawings. New York.

GARDNER, H., 1987: Arte, mente y cerebro: una aproximación cognitiva a la creatividad, Barcelona.

GARDNER, H., 1987: Estructuras de la mente. La teoría de las múltiples inteligencias. México.

GOMBRICH, E.H., 1979: Arte e ilusión. Estudio sobre la psicología de la representación pictórica, Barcelona.

GOMBRICH, E.H., HOCHBERG, J. Y BLACK, M., 1983: Arte, percepción y realidad. Barcelona.

LEAL, A., 1987: Construcción de sistemas simbólicos. La lengua escrita como creación. Barcelona.

LOWENFELD, v., 1958: El niño y su arte. Barcelona.

MACHON, A., 2009: Los dibujos de los niños. Génesis y naturaleza de la representación gráfica. Un estudio Evolutivo. Madrid

IMAGENES

FOTO 1: Mural en acrílico y tempera de cinco metros cuadrados realizado por alumnos de primaria del Colegio Público San José de Calasanz de Zaragoza a partir de una obra de Franz Marc.

FOTO 2: Actividad en el suelo sobre papel continuo con temperas para niños de infantil.

FOTO 3: Ave fantástica en tempera sobre cartonaje realizado por niña de tercero de infantil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s