HALLOWEEN EN LA ESCUELA DE ARTE NAXOS

5b72006e-6409-420c-ada4-8b9fa22510ed

Todos los años por estas fechas a las playas de la Isla de la escuela de Arte Naxos llega puntualmente la fiesta de Halloween. Y hacemos calazabazas, pintamos cuadros terrroríficos y nos lo pasamos muy bien, solo hay que ver algunos de los resultados:

9c912d2a-3f42-4b1b-b776-2fc98983a21f6cd566da-3db3-4d73-8048-59b79b6e34b9

Pero la curiosidad nos ha llevado a investigar un poco de dónde viene esta fiesta que parece tan ajena a nosotros. Y& hemos investigado un poco (sólo un poco). 

Si os apetece ller un poco, ésto es lo que hemos averiguado por aqui y por allá.

Desde el siglo IV, la Iglesia de Siria consagraba un día a festejar a «Todos los Mártires». Tres siglos más tarde, el Papa Bonifacio IV (615) transformó el Panteón de Agripa, un templo romano dedicado a todos los dioses en un templo cristiano dedicado al «Día de todos los Santos»,  es decir, a todos aquellos que los habían precedido en la fe.

La fiesta en honor de Todos los Santos inicialmente se celebraba el 13 de mayo, pero fue el Papa Gregorio III (741) quien la cambió de fecha al 1 de noviembre, que era el día de la «Dedicación» de la Capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro, en Roma. Más tarde, en el año 840, el Papa Gregorio IV ordenó que la Fiesta de «Todos los Santos» se celebrara universalmente. Como fiesta mayor, ésta también tuvo su celebración vespertina en la «vigilia» para preparar la fiesta (31 de octubre).

Parece que en el ánimo de Gregorio III subyacía la intención de hacer coincidir esta celebración con una fiesta pagana con  la intención de erradicar la herejía; se trataba de la fiesta del fin de verano de origen celta llamada Samhain. De hecho, Samhain o Samaín​ es la festividad de origen celta más importante del periodo pagano en Europa hasta su conversión al cristianismo, en la que la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre servía como celebración del final de la temporada de cosechas en la cultura celta y era considerada como el «Año Nuevo Celta», que comenzaba con la estación oscura. Es tanto una fiesta de transición (el paso de un año a otro) como de apertura al otro mundo. Su etimología es gaélica y significa ‘fin del verano’.

El calendario celta dividía el año en dos partes, la mitad oscura comenzaba en el mes de Samonios (lunación octubre-noviembre), y la mitad clara, a partir del mes de Giamonios (lunación abril-mayo). Se consideraba que el año empezaba con la mitad oscura; así, Samonios se convertía en el año nuevo celta. Todos los meses comenzaban con la luna llena, y la celebración del año nuevo tomaba lugar durante las «tres noches de Samonios», la luna llena más cercana entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno. Las lunas llenas marcaban el punto medio de cada mitad del año durante las cuales se celebraban festivales. El calendario de Coligny marca la luna de pleno verano; sin embargo, omite la de pleno invierno. El calendario fue diseñado para alinear las lunaciones con el ciclo agrícola, y la posición astronómica exacta del Sol se consideraba menos importante.

En la Irlanda medieval, Samhain permaneció como la principal festividad, celebrada con una gran asamblea en la corte real de Tara, durando tres noches, consistente con el testimonio galo.

En la mitología celta, en la víspera de noviembre las hadas podían tomar maridos mortales y se abrían todas las grutas de las hadas para que cualquier mortal que fuera lo suficientemente valiente pudiera echar un vistazo en aquellos dominios, para admirar sus palacios llenos de tesoros. Pero eran pocos los celtas que se aventuraban voluntariamente en aquel reino encantado, pues sentían por las hadas un gran respeto, teñido de terror. La festividad celta se describe como una comunión con los espíritus de los difuntos que, en esta fecha, tenían autorización para caminar entre los vivos, dándosele a la gente la oportunidad de reunirse con sus antepasados muertos. Para mantener a los espíritus contentos y alejar a los malos de sus hogares, dejaban comida fuera, una tradición que se convirtió en lo que hoy hacen los niños yendo de casa en casa pidiendo dulces.

Finalmente, los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición a América del Norte durante la Gran hambruna irlandesa.

Por el Samhain era costumbre vaciar nabos para ponerles dentro velas. Esta tradición se ha mantenido en varios puntos de España, como en Galicia o en Huesca, sin ningún contacto con los Estados Unidos o irlanda, y ha sido eclipsada por la actual Halloween, que, como vemos, sí tiene mucho que ver con nuestra celebración de todos los Santos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s